Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

lunes, 27 de mayo de 2013

Yo no crecí con cuentos de hadas

O más bien sí, pero de alguna forma siempre supe que eran mentira.
Yo crecí con los cuentos de Oscar Wilde, que desde que mi hermana aprendió a leer le pedía una y otra vez que me leyera. Crecí con los cuentos de Horacio Quiroga, que mi papá cada noche se sentaba a leer y siempre me hacían tener sueños con animales extraños, pero me encantaban. Crecí leyendo a Bécquer, y me imaginaba viviendo en algún ambiente misterioso como los que describe.
Y esos cuentos eran mi verdad, no los que terminan en 'vivieron felices por siempre', sino los que terminaban con algún misterio, con una lágrima, con un corazón roto, con muerte.
Crecí sabiendo que los príncipes azules no existen, y que si alguna vez planeaba encontrar el amor tendría que estar dispuesta a morir en el intento, a pasar por dificultades, por la decepción, a aceptar a alguien lleno de defectos, de pobreza, de dolor, tristeza y hasta locura.
Y todo esto viene porque... dicen que las mujeres siempre esperamos encontrar al valeroso caballero de sangre azul a que nos rescate, pero la verdad es que los hombres también buscan por todos lados a su princesita encantadora y eternamente sonriente, frágil y hasta a veces sin chiste, a quien lo más emocionante que le ha pasado en la vida es haberlos conocido. Y yo no soy eso, nunca lo he sido, jamás podré serlo.

Soy un ruiseñor cantando sus mejores canciones mientras se clava una espina en el corazón, para que nazca una rosa, para que sea roja como la sangre, como el amor. Un ruiseñor que muere en un sueño de amor, sólo para ser despreciado y aplastado después. Un ruiseñor muriendo en vano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada