Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

sábado, 31 de enero de 2009

Maestros Salesianos

Hoy es día de Don Bosco, el padre de los Salesianos, y como buena chica salesiana esta fecha me trajo muchos recuerdos, de la prepa obviamente. Don Bosco, como bien lo dice la canción que mil veces nos pusieron en la prepa, y que hoy curiosamente no puedo sacarme de la cabeza; fue "padre maestro y amigo". Ahora recuerdo a mis queridos maestros salesianos, y tal vez ninguno de ellos cumpla con las tres características, aún así los recuerdo y sé que cada uno de ellos me enseñó algo importante, ya sea con sus cualidades o con sus defectos. Por eso, aún cuando no me gusta hacer listas, decido dedicarles este pequeño espacio a mis maestros salesianos, el orden en el que aparecen es como recuerdo haberlos conocido, y si me falta alguno, acepto reclamos y con gusto los incluiré.
La loca de coro = aprendí que aún las locas consiguen trabajo.
Jonathan = aprendí que un examen de física podía llegar a ser divertido, y que si entendía la clase, podía dormirme en la siguiente.
Dulce María = aprendí que si nadie en el salón sabía la respuesta, yo debía hablar.
El prof. de dibujo = aprendí que de verdad me gusta dibujar.
Vero = aprendí que hacerles las tareas y exámenes a mis amigos les hace más daño que bien.
Fashion (o Richi, o Marín) = aprendí que un maestro puede hacer que sus alumnos le pongan atención si se viste adecuadamente. Y también aprendí que sí se pueden enmendar las desiciones.
La loca de inglés = aprendí a no ser tan neuras, o acabaría como ella.
Fabiola = aprendía que hay gente que puede hablar por horas sin decir algo que valga la pena.
Hershel = aprendí que hay gente necia con la que tendré que convivir, quiera o no.
Betancourt = aprendí que si un profesor confía en mi, no debo defraudarlo.
Arochi = aprendí que una cosa es saber mucho, y otra cosa es saber transmitirlo.
Alma = aprendí que jamás debo de renunciar a lo que me gusta, y que cuando se da todo por algo y se recibe un reconocimiento por el esfuerzo se tienen una de las mejores satisfacciones de la vida.
Cuando = aprendí que tengo talentos a los que les puedo sacar más provecho, y que todo en esta vida se paga.
Lalo = aprendí que sí hay profesores que olvidan que alguna vez fueron alumnos.
Charlie = aprendí que es distinto que la gente respete a alguien por cariño, a que la respeten por miedo. También aprendí a reirme de mí misma.
Víctor = aprendí que a veces aún cuando una persona se vea muy seria puede llegar a sonreír de repente.
Aydé = aprendí que no debo vestirme como si hubiese dormido en la casa de un hombre y que al día siguiente no encontré qué ponerme. También aprendí que estudiar no garantiza que terminarás haciendo algo bueno.
Rosy Valero = aprendí que las brujas sí existen.
Amaro = aprendí lo que son los "phrasal verbs". Ja! y también aprendí a jamás abandonar lo que me "apasiona", sin importar lo que diga la gente. Aprendí que las cosas no siempre resultan como uno quiere, pero no por eso quiere decir que resultaron mal. Aprendí que no es tan malo salir sin compañía, porque como una vez él mismo dijo: Que tal que en las escaleras del cine conoces al amor de tu vida.
Angie = aprendí que puedes dar todo de ti, y no necesariamente recibirás todo de las demás personas.
Medellín = aprendí a hablar bien, a defender a mis amigos, a saber lo que vale la pena escuchar y lo que no.
Kimikín = aprendí que sí hay profesores que entienden que su materia no me gusta.
Pachu = aprendí que un maestro mío, puede resultar ser el maestro de mis hijos. Y también que aún cuando copie en el examen de mis apuntes puedo llegar a sacar 5.
Edith Maldonado = aprendí que está bien quedarse dormido y comer en clase.
Manuel = aprendí que detesto hacer reportes de práctica.
Padre Chepe = aprendí que está bien cuestionar algunas cosas.
De la Paz = aprendí a cómo saber lo que está bien y lo que está mal, y que a veces las discusiones pueden llegar a unir a los amigos.
Lula = aprendí a predicar con el ejemplo.
Jaquelin = aprendí que la flojera es una enfermedad crónica.
Adriana = aprendí a insultar a la gente sin que se den cuenta.
Florián = aprendí a escuchar más atentamente, y que hay gente que no soporta las críticas.
Salmón = aprendí que me gusta debatir, y que la gente que es tonta a veces no sabe que es tonta y necesitan una ayudadita.
Falfán = aprendí que a determinada edad será conveniente que me retire de lo que sea a lo que llegue a dedicarme.
Nelly = aprendí que las drogas hacen daño.
Peralta = aprendí que las apariencias engañan.
Padre Hugarte = aprendí que la gente a veces es más profunda de lo que aparenta, que debo ser fuerte cuando un amigo me necesite, y que hay gente que sólo se dedica al chisme.
Jorge = aprendí que un loco que acepta parte de su locura es más divertido.
Hall = aprendí que hay genios incomprendidos.
Samarripa = aprendí que las clases en la cafetería son más divertidas.
Hay algunos maestros que sí considero llegaron a ser mis amigos, y a quienes aún les guardo mucho cariño, hay quienes sus nombres y sus caras vinieron a mi tan pronto como pensé en el salesiano, otros que me costó trabajo dar con su nombre, o que sus caras están como borrosas. Pero lo importante es que de cada uno de ellos aprendí algo que estoy segura me servirá en algún momento de la vida. Gracias y Feliz día de Don Bosco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada