Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

martes, 18 de octubre de 2011

El precio de la educación

- - - ¿cuánto cobra tu universidad?

- Ammm… es gratis!

- ¿y cuánto cobran las universidades privadas?

- Pues… bastante.

- ¿Y cuál es la mejor?

- La UNAM está considerada de las mejores, no es que las otras sean malas, sólo que la UNAM está muy arraigada.

- ¿y qué me haría a mi preferir una universidad privada si hay una universidad pública que es de las mejores?

Simples preguntas basadas en la discusión del movimiento estudiantil que ahora existe en Chile. Mi respuesta a la última pregunta se basó en la demanda que existe para entrar a cualquier Universidad pública contra la capacidad que éstas tienen, sin embargo, no todos los estudiantes que están en una Universidad privada están allí porque no pudieron entrar a una Universidad pública, entonces… ¿qué sucede?

¿Qué Universidad es mejor? No quiero cerrarme y decir: la neta la UNAM es la más chida de todas, no sólo es la más bonita, la más antigua y la mejor, sino que es la más chida. Esa es la idea con la que salí de México, ahora todo se complica.

Me enamoré de la UNAM a los 15 años, y desde entonces cualquier persona que estuviera relacionada en lo más mínimo con ella se convertía en alguien a quien valía la pena escuchar y que seguro tenía una opinión crítica a cerca de cualquier tema relevante, y cuando logré entrar la verdad es que sí me sentí la persona más chingona del mundo, y cada persona que he conocido dentro de la UNAM está en una categoría muy querida de mi corazón por compartir ese lugar tan amado por mí.

Veo a montones de estudiantes marchar en las calles de Santiago, con carteles, y gritando distintas porras, convencidos de una idea: que la educación debe ser gratuita.

Casi cualquier mexicano tiene esa idea tan clara en la cabeza como seguro está que en la primaria le dijeron que la constitución establecía que la educación debe ser laica y gratuita… laica y gratuita, sigo repitiéndome esa frase que tantas veces escuché.

Toda mi vida estuve en escuela privada, hasta entrar a la Universidad ¿por qué? Qué fácil sería contestar que porque así lo decidieron mis papás, sin embargo me recuerdo a mí pensando que los de escuelas públicas eran unos nacos, groseros, rateros y vulgares y que en mi escuelita privada estaba mejor ¿de dónde vino esa idea? De todas formas mis compañeros hablaban con groserías, de todas formas eran vulgares, de todas formas había cosas que ‘se perdían’. Entonces… ¿qué escuela es la mejor?

Ahora… La UNAM da un montón de oportunidades a sus estudiantes y ¿qué pide a cambio? 25 centavos!!! Eso y que los estudiantes se dediquen a su carrera, además de dar un montón de actividades deportivas y culturales extras dentro de la Universidad ¿cuántas personas son conscientes de la gran Gran GRAN oportunidad que se les está dando? ¿cuántos están realmente dispuestos a dar todo su esfuerzo por la Universidad? Duele decir que muy pocos, porque como ‘no les cuesta’ piensan que no pierden nada.

En Chile la educación es la más cara de Latinoamérica, y una escuela pública cuesta lo mismo que una privada, así que los estudiantes siempre se esfuerzan, porque una mala nota significa perder su dinero ¿pero cuál es el precio de la educación? ¿cuál es el precio del conocimiento? ¿cuál es el de la información? Una persona puede saber mucho y aún así debe pagar por un título, alguien puede pagar por un título y realmente no saber nada.

La educación no tendría por qué ser un lujo (así como la salud), no tendría por qué estar evaluada entre cuál es mejor, si en la que pagas, porque les pagas; o en la que no pagas, pero que está financiada por el gobierno.

Todo mi apoyo moral está con los estudiantes chilenos que marchan y que exigen que no se les cobre por algo a lo que tienen derecho, seguramente si yo fuera chilena también estaría en la calles gritando y pidiendo que se me escuchara.

Como mexicana, yo grito por la gente que no sabe aprovechar las oportunidades que se les da, pensando siempre que por cada mal estudiante dentro de la UNAM hay 100 que podrían aprovechar mejor ese lugar, porque todo ‘estudiante’ que se comporta indiferente a su educación simplemente no la merece, ese es el verdadero precio de la educación, y de la información, y del conocimiento, el saber aprovecharlo, saber qué puedes hacer con él, y hacer algo bueno, para uno mismo y la gente alrededor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada