Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

lunes, 31 de octubre de 2011

Ramírez Vázquez

Para cualquier chilango es fácil dibujar mentalmente la entrada del Museo de Antropología e Historia, el perfil de la Basílica de Guadalupe y del estadio Azteca, y además ubica mentalmente algún detalle de la glorieta de Insurgentes. Lo que probablemente no sabe es que todos son proyectos del Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez.
Reconocido recientemente con la medalla Bellas Artes, máxima distinción que otorga el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Instituto Nacional de Bellas Artes, además de una medalla otorgada por el Colegio de Arquitectos por 65 años de actividad en el gremio.
Los proyectos de Ramírez Vázquez han logrado integrarse en la vida de sus usuarios, demostrando su destreza en la disciplina, teniendo una lectura acertada de la cultura de la sociedad a la cual se dirige, e ir más allá del cumplimiento del programa establecido por una demanda, para convertirlo en una experiencia real de la obra arquitectónica.
Qué envidia me dan los ojos que miran algo por primera vez, esa sensación no se olvida nunca para aquellos que saben observar y sentir, que saben sorprenderse. Yo no recuerdo la primera vez que visité el Museo de Antropología e Historia, o la Basílica de Guadalupe, y hasta siento como si siempre hubiese tenido la imagen de ambos edificios en mi memoria. Pero los he identificado como elementos que pertenecen a la cultura mexicana y a la vida chilanga.
Ramírez Vázquez supo darle a la ciudad lo que cualquier arquitecto aspira, un espacio, un edificio, un elemento constructivo que la gente tome como propio. Nunca he pretendido hacer arquitectura de autor, dijo en su discurso de agradecimiento al recibir las medallas antes mencionadas. Y es probablemente la clave que lo llevo a crear edificios que prevalecen en la memoria de las personas, aun cuando no sean capaces de reconocer el nombre del autor de tal elemento.
En una ciudad donde cada vez hay más gente, donde la desidia y la indiferencia ante lo que sucede alrededor van en aumento, y donde cada vez es más difícil llamar la atención de las personas, las obras de este arquitecto siguen siendo un referente dentro de la ciudad, no sólo por su grandeza, ubicación o relevancia dentro del contexto de la ciudad, sino también por lograr seguirse viendo como elementos actuales, a pesar de tener ya varias décadas desde su construcción. Probablemente hay quien argumentará que tal cosa se debe al contexto conservador con el que se ha desarrollado la arquitectura de la ciudad, sin embargo, y a pesar de tal hecho, me parece que las obras de Ramírez Vázquez sí representaron un adelanto dentro del contexto en el que fueron edificadas, siendo una muestra del desarrollo de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada