Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

lunes, 1 de junio de 2009

Pumas vs. Pachuca

No soy fan del fútbol, pocas veces llego a ver un partido, y la verdad es que de las veces que los veo pocas veces llego a emocionarme, eso sí... me encanta gritar GOOOL!!! a todo pulmón, pero eso es más divertido si el partido que se está viendo es en vivo. En fin...
Ayer jugaron la final los Pumas contra Pachuca, y la verdad es que no tenía ni idea de qué equipo debía apoyar. En primer lugar porque desde hace mucho tiempo no veía jugar ni a uno ni al otro equipo, así que no podía decir que uno era mejor que el otro, vaya... ni siquiera sé cómo se llaman los jugadores... Pero por ser un partido "importante" decidí darme el lujito de descansar un rato y ver el partido.
En cuanto empezó me pregunté a qué equipo debía de apoyar, pensé que después de unos minutos de ver el partido podría ver qué equipo jugaba mejor y entonces lo apoyaría.
Soy una universitaria orgullosa, me encanta decir que estudio en CU, y caminar cada día en las afueras del estadio (y ver la basura que dejan después de un día de partido), me recuerda la GRAN importancia que tiene la UNAM en México. Le tengo un gran amor a mi escuela, a pesar de que me quede lejos, y aunque a veces me dé flojera ir, cada día que paso allá y que recuerdo las muchas ganas que tenía, y aún tengo, de estar estudiando en la máxima casa de estudios me hacen sonreír de oreja a oreja y darme cuenta de que no hay otra universidad en la que preferiría estar estudiando más que en la UNAM.
Pahuca por otro lado se ha convertido en el lugar al que huyo de la locura de esta ciudad, es una ciudad pequeña pero en crecimiento, a la cual le quedan cerca muchos pueblitos a los cuales ir a pasear y comer, además de que también hay balnearios, y la vida allá es muchísimo más tranquila que acá. En Pachuca puedo pasar los días dibujando, o escuchando música, o echada viendo las nubes, el cielo, las estrellas, la luna... puedo leer todo el día sin que ruidos molestos me distraigan (eso incluye el teléfono y debo admitirlo: la computadora).
Así pues... regresando al partido, esas emociones se encontraron, pero poco a poco me di cuenta de que dentro de mi me emocionaba más cuando los pumas tenían el balón, y pedía que el Pachuca no metiera gol. Así pues apoyé a los pumas, y el escuchar los Goyas en el estadio de Pachuca me entusiasmó, y al final del partido no podía dejar de cantar: cómo no te voy a quereeer!!!
El Pumas fue campeón, y aunque la verdad desde el punto de vista deportivo la situación no me emociona mucho, sí me emociona la grandeza de la UNAM, y la unión de las personas involucradas en la Universidad (aunque como en todo hay sus partes malas).
Pahuca puede ser mi otra casa, pero la verdad es que la UNAM es mi otro hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada