Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

lunes, 26 de octubre de 2009

Sueños o premoniciones

Hace poco soñé muy extraño, y sólo hasta después de haber analizado bien lo que soñé decidí publicar esto.
En pocas palabras y para no hacer el cuento largo soñé que me casaba, así con fiesta, anillo, madrinas, damas de honor, circo, maroma y teatro.
La confusión de este sueño vino porque en realidad yo siempre he pensado y dicho y casi gritado a los cuatro vientos que el hit de mi vida no es casarme, si lo hago pues bien, y si no también. Me estresa la idea de que hay quienes piensan que si alguien no se casa entonces ha fracasado por completo en su vida, en realidad el matrimonio para mi es como un plus, y de pronto toparme con que dentro de mi subconciente había algo que relacionaba mi vida con el matrimonio... pues fué muy raro.
El susodicho afortunado, por suerte, no tenía cara, al menos una cara que pudiera relacionar con alguien, y digo que esto resultó ser muy bueno porque de no haber sido así es muy seguro que me habría súper espantado el hecho de que alguien conocido mi subconciente lo considerara un probable futuro marido.
La parte padre de mi sueño era que en realidad yo estaba MUY convencida de en realidad querer casarme con aquella persona, recuerdo que mi sueño comenzó con él pidiéndome que me casara, y aún en mi sueño me sorprendió darme cuenta de que sí quería casarme con él. Cada que lo recuerdo analizo como era esa persona dentro de mis sueños, era realmente el tipo de persona con el que de verdad me encantaría pasar el resto de mi vida, recuerdo las conversaciones que dentro de mi sueño tenía con esa persona, y me doy cuenta de que estaría padrísimo poder encontrar a alguien con quien pudiera platicar de ese modo, con quien reír de ese modo, con quien compartir mil locuras como en mi sueño parecía poder hacerlo.
La verdad es que creo que después de 20 años de existencia por fin el hombre de mis sueños apareció (en mis sueños pues), y si soy aún más sincera es que desde entonces cada que me voy a dormir guardo la esperanza de volver a soñar con esa persona misteriosa sin cara, pero que para mi se ha convertido en el hombre ideal y perfecto.
Antes pensaba que de casarme sería con alguien con quien me llevara bien, y con quien pudiera compartir algunas metas, ahora estoy convencida de que si eso llega a ocurrir debe de ser con el hombre de mis sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada