Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

sábado, 24 de octubre de 2009

Un buen día

El día de ayer resultó ser un muy buen día, empezando porque fué el cumpleaños de mi mamá.
Me desperté a la hora que debía despertarme, con lo que se rompió la mala racha de que se me haga tarde. Llegué a la escuela con tiempo sobrado, así que pude rondar por otros salones para saludar, llegué a mi clase muy a tiempo y la tomé contenta (aunque con mucho sueño, eso sí), pude dormir en un restirador, y aunque eso llegó a provocarme un poco de dolor de cuello y espalda el poder tener tiempo para dormir de más, después de días difíciles y estresantes me encanta. Me encontré con dos personas que hace tiempo que no veía y el poder aunque sea saludar a alguien con quien en determinado momento de mi vida llegué a compartir mucho tiempo, me pone contenta (aunque las cosas hayan cambiado).
Hay algo que debo reconocer, mi cabeza a veces funciona muy extraño, y ayer fue la prueba más clara de ello, cuando de pronto mil voces empiezan a hablar en mi cabeza; por suerte (o tal vez esté mal, no sé) la voz a la que siempre termino haciéndole caso es la que me dice que sonría, que actúe como si nada, y espere un buen momento para aclarar o desahogar la maraña de cosas que muchas veces me atacan.
Y por eso amo la danza, porque en realidad no importa que mar de sentimientos ahoguen mi ser, cuando bailo, sea lo que sea que me esté atormentando por dentro sale. Alguna vez alguien me preguntó: porqué te gusta la danza? Y la respuesta más acertada que pude dar fué: porque cuando bailo soy completamente yo, quien me ve bailar, ve mi alma. Justo ayer la maestra que normalmente nos da clase no fué, la idea de tener un profe distinto al de siempre siempre me ha gustado, y esta vez no fué distinto, para empezar porque dió un tipo de clase al que estoy más acostumbrada (con ejercicios en la barra, y mucho trabajo de pies) y en segunda porque el profe tenía su carisma.
Después fui a la función del Taller Coreográfico... wooow!!! justo ayer presentaron el Ballet que tanto amo, Cuadros de una exposición. La verdad es que la primera vez que lo vi lloré, era como estar en un sueño, y con un montón de recuerdos y de emociones encontradas, siemplemente amé ese ballet, y desde que lo vi había querido volver a verlo, ayer por fin pude verlo y volví a amarlo.
También me encantó la idea de volver a ver a gente que hacía muchísimo que no veía, como Larissa, Erick y Uriel. Y me encanta saber que a pesar de que cada uno tiene como veintemil ocupaciones, pudieron darse un ratito para ir a verme. Los quiero mil por eso!!!
Llegando a mi casa fuimos a cenar para celebrar a mi mamá, y pasamos un buen rato en familia riéndonos, platicando y demás.
Ojalá hubiera más días como ayer, en los que las cosas no resultan del todo perfectas, y tal vez la locura llega a acecharme a ratos, pero siempre aparece algo que hace que todo se equilibre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada