Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

lunes, 15 de febrero de 2010

Recorriendo catorces 01

Jajaja... mi idea para recuperar el espíritu de catorces de Febrero es hacer un recorrido por mis recuerdos de aquellos catorces que han marcado mi vida, con un poco de exageración y un mucho de poesía, jajaja!!! Aclaro que no estarán en orden y puede que parezca que en todos me refiero a una sola persona, cosa que ooobvio es imposible. También es posible que cuenta la historia de un mismo catorce en distintas versiones, jajaja... Enjoy!!! ;)

"Apoco no te voy a ver este día" fue el mensaje que me llegó, me emocionó que pensaras en mi justo en ese día e inmediatamente me encargué de arreglar todo para poder verte, aunque fuera sólo por un ratito.
Me arreglé bonita, dejé todo en orden y listo para cuando tú llegaras, sólo podríamos vernos una hora así que debía asegurarme de no perder un sólo segundo de nuestro tiempo. Me paré frente a la ventana esperando a que llegaras. Vi tu coche dar la vuelta justo cuando me llegaba el mensaje "Ya llegué" y no necesité más para salir corriendo a saludarte.
Platicamos un rato, estábamos tan cerca el uno del otro, todo en ti me encantaba, tus ojos, tu cabello, tu olor, tu sonrisa...
- Dame un beso- dijiste, sabiendo que siempre que me lo pedías te decía que no.
Sonreí, todo en ese día parecía perfecto, por un momento todas mis dudas se fueron, pensé que si no lo hacía en ese momento talvez no habría otra oportunidad, y entonces te lo di. Te reíste, me miraste con cara de asombro y volteaste a ver mi reloj.
- Tiene que estar escrito que el 14 de Febrero a las 14:23 me diste un beso!!!- dijiste.
Volví a reírme y te di otro beso. Y así pasamos el resto de la hora que nos quedaba por compartir, yo no quería irme, pero me convenciste de que no podía olvidar mis obligaciones, te ofreciste a llevarme al metro.
Y así íbamos en tu coche, platicando y riéndonos, te dio calor mientras manejabas, te ayudé a quitarte la chamarra, era todo un acto de escapismo quitártela mientras seguías manejando.
- Tú si me entiendes- dijiste. Y casi sentí que lo decías como si nunca antes se lo hubieras dicho a alguien, como si eso fuera prueba suficiente para nunca jamás estar separados.
Me dejaste a la entrada el metro, un último beso de despedida, antes de entrar al metro miré hacia atrás, ahí estabas, mirándome, despidiéndote, sonreí como tonta durante todo el camino y tal vez durante el resto del día con esa imagen en mi cabeza. No había en el mundo nadie más feliz que yo.
Imposible ir al metro de nuevo sin acordárme de ti y de ese día, en el que lo único que queríamos los dos era estar juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada