Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Diarios de un viaje - Puno


Ciudad tan fría, tan ciudad después de estar entre tanto pueblo. Llegamos en la noche, por suerte habíamos arreglado casi todo desde que estábamos en Copacabana, ‘Puno no es Copacabana’ nos habían dicho, y de pronto me imaginé a dos extranjeras llegando algo parecido a la ciudad de México sin tener idea de a dónde llegar ni cómo moverse y SIN DINERO PERUANO. Así que fue un alivio cuando en una agencia nos arreglaron toda la situación. Nos recogerían a nuestra llegada a Puno y nos llevarían a un hostal, en donde pasaríamos la noche y nos darían desayuno, nos recogerían justo en el hostal y nos llevarían a nuestro autobús turístico que tomaríamos para llegar a Cusco.
Tal vez por eso resulta triste pensar que lo más que vi de Puno es lo que vi a través de la ventana del taxi que nos llevó de la central de autobuses al hostal y luego del hostal a nuestro autobús, no sin antes ir a un cajero a sacar y conocer los billetes peruanos, los soles. Pero recuerdo que hacía mucho frío, que era mucho más grande de lo que me esperaba, y me alegré de haber arreglado nuestro hospedaje, el hostal estaba muy bien, tal vez el más amplio en el que nos hospedamos, con agua caliente e Internet incluido, además del desayuno que nos dieron.
-       ¿Ya tienen en dónde llegar a Cusco? – Nos preguntó el señor que nos recogió en la central.
Nos miramos, dijimos que no, el señor nos advirtió que Cusco era una ciudad muy turística y tal vez encontraríamos problemas con el hospedaje si no lo llevábamos ya arreglado, así que decidimos arreglarlo con él también con anticipación, y así de un jalón ya teníamos asegurado de nuevo quién nos fuera a recoger en cuanto llegáramos a Cusco y nos llevara al hostal.
Me quedé con ganas de recorrer Puno, para decir realmente que estuve ahí y que lo conocí, no pise ninguna de sus calles, no me quedé mirando fijamente ningún edificio, todo fue tan deprisa, pero tan necesario porque el tiempo se nos venía encima. Definitivamente tengo que regresar a Puno, a pesar de que no haya nada que ver, no lo sé, no me atrevo a dar ninguna opinión clara sobre Puno siendo que sólo estuve ahí de paso, pero recibí una gran hospitalidad y seguramente valdrá la pena recorrerlo un poco más a fondo.
El autobús que tomamos para ir a Cusco fue un tour turístico que va haciendo paradas en distintos lugares y al mismo tiempo te transporta. Excelente idea, deberían hacerla con más trayectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada