Rubén Darío

Un intelectual no encontrará en la tarea periodística sino una gimnasia que lo robustece. Rubén Darío
No soy intelectual ni periodista, pero sí creo que el ejercicio de redactar las ideas y ponerle palabras a los sentimientos ayuda a aclarar el pensamiento.
An intellectual will not find in the journalistic work but a gymnastic that strengthens. Ruben Dario
I am not an intellectual nor journalist, but I do believe the work of write down ideas and putting words to the feelings helps to clarify the thoughts.

viernes, 9 de diciembre de 2011

¿Votar o no?


El 2012 es año de elecciones ¿qué tal?
No me considero apolítica, algún día leí o escuché en algún lado que lo peor que le puede pasar a un país es estar gobernado por personas a las que sí les interesa la política. Desgraciadamente creo que es el caso de México, la gente es ya tan indiferente a lo que sucede en el ámbito político, donde el decir: todos los políticos son iguales, todos son una bola de rateros; basta para que cualquier debate sobre algún candidato político se termine sin llegar a ninguna conclusión productiva.
A pesar de que yo también considero que todos son iguales y que todos son una bola de rateros, estoy segura que no por eso las personas deben de hacerse los sordos ante lo que sucede en su propio país con la gente que los está gobernando.
Sí, a mí también me llega a dar un poco de flojera hablar de política, y a veces hasta me aburre, por no decir que me enredo entre los términos centralistas, comunistas, demócratas, socialistas, derechistas, izquierdistas, comunistas, y las respectivas mezclas que luego hacen. Sin embargo, considero como un deber de todo ciudadano poner interés en la ideología y las propuestas que cada candidato a cualquier cargo público presenta, aunque la mayoría de sus discursos sean la misma gata pero revolcada.
Un ciudadano no puede exigir, si no es capaz de cumplir con su deber como ciudadano: Informarse y votar.
Me encontré con un artículo de Jordi Borja de hace algunos años y me gustaría hacer referencia a él en varios aspectos.
“Votar o no votar, he aquí el dilema. ¿Votaré al que puede evitar que gane el peor, aunque sea un voto a favor de un partido o candidato que no quiero y que con mi voto se sentirá reforzado y hará más difícil que emerja una alternativa mejor? ¿No votaré para que se enteren de que ninguno me gusta y si mucha gente hace lo mismo podremos esperar que en el futuro surjan opciones mejores? ¿Pero con mi abstención no contribuyo a que ahora gane el peor de todos, lo cual seguramente aleja aún más las posibilidades futuras de que aparezca algo nuevo? ¿Votaré a una candidatura muy minoritaria, pero con la que me siento más próximo aunque quizá no obtenga ningún electo, y que si lo tiene es muy posible que no pueda evitar que el peor alcance el poder, puesto que votos como el mío habrán debilitado a la opción que podría impedirlo?”
Creo que esas son las preguntas que rondan en mi cabeza cuando comienzo a pensar en qué debo hacer con la responsabilidad que cae sobre mi voto, y encontrarle respuesta resulta más difícil de lo que parece. Ahora, Jordi Borja es español, y seguramente no es la única persona en Europa que alguna vez se planteó esas preguntas. ¿Qué pasa con los políticos en todo el mundo? ¿Qué pasa con los candidatos y sus propuestas? La gente ya no cree en ellos, ¿qué pasa cuando te dan escoger entre comer mierda o comer más mierda? ¿cómo generar una propuesta que realmente anime a un pueblo? ¿cómo hacer que un pueblo vuelva a creer en la gente a la que le brindan la oportunidad de gobernarlos?
“¿Cómo puede ser que gente como nosotros, que hemos deseado siempre que hubieran elecciones libres, que hemos trabajado para hacerlo posible, ahora no sepamos a quiénes votar y estemos tentados por la abstención?” No votar es un insulto a todas las personas que en algún momento defendieron la voz del pueblo ¿pero qué pasa cuando ningún candidato representa esa voz? ¿cómo se hace uno escuchar a través de una boleta?
“Un voto negativo anula un voto positivo. Sería la mejor manera de reducir la abstención.” Un voto negativo para todos los candidatos, un voto en blanco, porque votar en blanco no es lo mismo que no votar, no votar es callarse, votar en blanco es levantar la voz diciendo NO a todos los candidatos, en espera y buscando una propuesta mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada